La frontera sur, a la sombra del norte
Marti Albesa Foto

«¡No es posible, no es posible!», dice un joven senegalés en el puerto de Algeciras. Hace tres días que se esconde bajo lonas que dan sombra y que se mantiene con un pequeño bocadillo de queso. Más de 400 personas esperan con él; algunas duermen en el muelle, otras en el barco de rescate. Nadie las lleva a comisaría, ni al médico, ni a los centros de atención y acogida. Nadie. Nada.

En los ojos de estas personas, nada más que tristeza y resignación. En sus corazones, una fuerza más que humana para sobrevivir a las miserias que les han sido escritas. No hay vallas, ni mares, ni fronteras tan fuertes como el derecho a migrar que ejercen a cada paso.

Las fotografías forman parte de un reportaje realizado en agosto de 2018, en la zona del estrecho de Gibraltar.